La inseguridad en Barcelona obliga a los supermercados a alarmar las bandejas de pechuga de pollo.

Los delincuentes campan a sus anchas por Barcelona gracias a la complicidad de Ada Colau. Además de las peleas con katanas en cada calle y los dos millones de manteros que cada día hacen perder miles de millones de euros a los comerciantes, los supermercados desbordados se han visto obligados a poner alarmas a los productos más insospechados.


Publicaciones Relacionadas


Temas Relacionados



Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.