Unos progres la lían en Casa Pepe y unos patriotas le dan su merecido.

El grupo de patriotas se dirigían en autobús a hacer guardia en el Valle de los Caidos.

Un grupo de unos 30 patriotas que se encontraban comiendo tranquilamente en el Restaurante Casa Pepe, en Despeñaperros, y que se dirigían desde Sevilla a hacer guardia en el Valle de los Caídos, vieron como un grupo de progres les amargaba la comida viéndose obligados a darles su merecido, viéndose obligados a expulsarlos del local. 

Los “progres con pinta de hippies”, tal y como los definió uno de los camareros del establecimiento en el que transcurrió el suceso, entraron con ganas de bronca y lo primero que hicieron fue preguntar si tenían algún tipo de “carne roja”, lo que generó bastante malestar entre los presentes.

La gota que colmó el vaso, según nos informan, fue cuando uno de los “progres” dijo a gritos que deberían “hacer croquetas con los restos y usar los huesos para hacer caldo“. Fue en ese momento cuando el grupo de progres fue expulsados del local por los clientes que allí se encontraban, recibiendo su merecido por parte del grupo de patriotas de forma muy educada y civilizada, teniendo que ser trasladados posteriormente a un centro de salud cercano en varias ambulancias.


Publicaciones Relacionadas


Temas Relacionados