VOX intentó que la bandera de España de 1000 metros cuadrados que desplegó en campaña fuera comestible.

La idea era que los progres ya no nos podrían decir: “las banderas no se comen”.

Según hemos podido saber de fuentes muy bien informadas, varios miembros destacados de VOX estuvieron gestionando ante algunas empresas del sector del sexo recreativo la posibilidad que la bandera de 1000 metros cuadros y mas de 170 kilos de peso fueran de un material comestible similar al que se usan en la ropa interior comestible.

El tejido está hecho de saborizantes y caramelo derretido, de modo que se le puede dar forma y fue inventada en 1975 por Lee Brady y David Sanderson cuando ambos formaron la compañía Cosmorotics.



Estamos cansados de que nos digan que las banderas no se comen y queríamos dar una lección a esos comunistas progres, lamentablemente esta vez no ha podido ser.

La empresa consultada nos ha informado de que finalmente se descartó la idea por problemas de presupuesto principalmente y de logística, ya que la bandera solicitada además multiplicar su precio tendría que ser muchos más pequeña, siendo esto último lo que hizo a VOX desestimar la idea.

Finalmente se opto por una empresa gestionada por un inmigrante, que también fabrica esteladas y cuya empresa debe más de 2 millones de euros a Hacienda, ¿hay algo más patriota que escaquearse de pagar a Hacienda?.


Publicaciones Relacionadas


Temas Relacionados

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.